Podemos recolectar el agua de lluvia que cae sobre el techo de las casas, mediante una sencilla instalación para luego almacenarla en un depósito, para posteriormente usarla en distintas tareas que no requieren agua tratada. ¿Por qué almacenar el agua de lluvia? En primer lugar, al usar el agua