¿Cómo restaurar un puff?

Author: | Posted in Hazlo tu mismo No comments

Un  puff, además de ser muy decorativos en nuestras casas, podemos darle varias funciones.

Como la de asiento o también la de descansar nuestras piernas en ellos, mientras estamos sentados en nuestro sofá viendo la televisión o leyendo alguna revista.

Pero en ocasiones, no les damos el buen cuidado que merece, ya que, al ser un artículo tan multifuncional, siempre estará en constante uso y en distintas tareas, resistiendo diferentes cantidades de peso o siendo ensuciados por los zapatos.

¿Cómo restaurar un puff?

Si tenemos en casa uno de estos puffs en malas condiciones, muy sucio o manchando, deteriorado o simplemente dañado, no es necesario que salgamos a comprar uno nuevo, cuando podemos ahorrarnos ese dinero restaurando el viejo.

Esto pareciera ser un trabajo muy difícil o hecho para un profesional, pero te informamos que no es así, ya que nosotros mismos con algunas herramientas y materiales, podemos tomarnos la labor de restaurar nuestro puff.

Solo debemos seguir algunos sencillos pasos al píe de la letra y procurar tener la posesión de las siguientes herramientas y materiales.

Entre las herramientas necesitamos una sierra de calar conjunto con una hoja especial para cortar madera, además de una lija manual o una lijadora, para hacer el trabajo más sencillo y eficaz.

Para los materiales vamos a necesitar una tabla de madera nueva, para reemplazar la que se ha dañado; y también algo de pegamento de contacto, para adherir la tabla nueva con la gomaespuma del puff.

Luego de reunir todos los materiales y herramientas, es hora de proceder con la restauración de nuestro pequeño mueble, que tantas comodidades y usos nos brinda.

El primer paso a seguir, es desprender el forro de tela o de cuero que posea el puff, estos por lo general poseen un cierre en algunos de sus costados, para hacer más cómodo este tipo de trabajos.

Luego de que nuestro pequeño mueble quede “desnudo”, debemos verificar donde yace el problema que debemos restaurar, por lo general es que se parte la tabla que sostiene la gomaespuma donde nos sentamos.

Debemos separar esa tabla dañada de la base del mueble, para poder tomar las medidas que llevara la nueva pieza de madera que se colocará ahí como refacción.

Una vez teniendo las medidas anotadas ya, debemos transportarlas a la tabla de contra corchado, la cual debe estar de manera horizontal, para facilitar el trabajo de hacer marcas con las medidas anteriormente tomadas.

Lo siguientes es proceder a cortar la tabla de madera, siguiendo las líneas guía recién marcadas sobre ella.

Al tener nuestra pieza nueva ya cortada, debemos presentarla ante la base de nuestro puff para asegurarnos de que está a la medida.

¿Cómo restaurar un puff?

Una vez estando seguros de que la pieza está perfecta para reparar nuestro mueble, debemos separar con cuidado la gomaespuma que está adherida a la tabla vieja.

Cuando la espuma quede totalmente libre, lo que toca es esparcir un poco del pegamento de contacto por toda la base de nuestra tabla y por una de las caras de la gomaespuma, para de inmediato, ponerlos juntos para pegarlos.

Debemos hacer algo de presión entre la espuma y la madera para que el pegamento funcione de manera correcta. Luego de algunos minutos, que ya estén completamente adheridos, debemos posicionar y encajar esta pieza sobre la base.

Lo que queda a partir de ahora es colocar todo el relleno que va dentro de la base del puff, para proceder a pegar la pieza superior que acabamos de restaurar con esta base.

Como paso final, debemos colocarle el forro original a nuestro puff. Tampoco es una mala idea colocarle uno nuevo, si así lo deseamos.

Añade tu comentario